Masaje lingam

Masajes Lingam para hombres

La palabra lingam proviene del sanscrito, y se refiere al órgano sexual masculino, y la traducción en español sería ”columna de luz”. En el masaje tántrico, el órgano lingam es honrado y respetado ya que es el canal para obtener la energía sexual.

El objetivo del masaje erótico Lingam en hombres no es alcanzar el orgasmo, sino disfrutar de la excitación del masaje, y el intenso placer sexual alrededor de los genitales.

El masaje debe ser relajante, estimulante y liberador emocional, mental y espiritual.

El masaje debe consistir en pequeños y largos trazos, junto con la presión adecuada para dispersar la energía, y liberar cualquier tensión que haya.

Siempre se trabajará con un masaje ascendente con las dos manos, de los pies a la cabeza. Empezará acariciando las piernas de arriba abajo, posteriormente los muslos, la pelvis, las nalgas y la espalda para acabar en los hombros y cabeza. Posteriormente la masajista girará al cliente y apoyará la cabeza en una almohada para tener mejor perspectiva del masaje.

La masajista continuará el masaje por la parte frontal del cliente, de nuevo de manera ascendente y con largas y cortas caricias, utilizando el pecho, los antebrazos y los pies según el masaje.

Es importante que la respiración en todo momento sea profunda tanto del masajista como del cliente, es un punto de conexión que aumentará la excitación.

Antes de masajear el lingam, la masajista colocará unas gotas de aceite de masaje o lubricante en las manos.

Con la presión precisa se comenzará a masajear la parte inferior del hueso de la pelvis con las yemas de los dedos y usando pequeños movimientos circulares.

Para estimular aún más el flujo de sangre al área lingam, sin dejar de utilizar las yemas de los dedos en movimientos circulares pequeños masajes suavemente el área justo ligeramente por encima del hueso de la pelvis. Es en esta etapa que muchos hombres pueden sentir un instinto natural para participar activamente ya que el cuerpo estará muy excitado

Posteriormente, se acariciaran suavemente los testículos, acariciándolos y amasándolos. Después se masajea el perigeo con especial atención al ‘lugar sagrado’ que es una pequeña muesca en medio del camino entre el ano y los testículos. Se presionará suavemente para estimular esta zona altamente sensible. A continuación prestaremos especial atención al lingam, masajeando desde la base hasta el ano, alternando entre golpes y movimientos circulares.

Los testículos se masajearán para aflojar el saco del escroto, mientras que con la otra mano se masajeará firmemente al hueso púbico.

La masajista volverá a colocar unas gotas de aceite en la mano y colocará una mano en la base del lingam con una presión suave pero también firme, y tirarla hacia arriba y luego soltar. La otra mano mientras tanto estará colocada en la base del lingam y lo masacrará en sentido contrario de arriba abajo. Este movimiento se realizará alternativamente, variando la velocidad y la presión.

La cabeza del lingam se masajeará con la mano ahuecada alrededor, esto ayudará al cliente a eyacular y alcanzar el orgasmo.

Para evitar la eyaculación la masajista podrá presionar el perineo y reducir la velocidad, o apretar el prepucio mientras el cliente respira profundamente.

Si deseas regalarte un masaje lingam altamente sensitivo, recuerda que en felina Massage disponemos de masajistas altamente profesionales, que te ofrecerán una masaje erótico a tu medida, con un final lingam muy placentero. ¡Dale un vistazo a todos nuestro masajes eróticos!

¿Quieres saber más?

Opiniones



Visítanos en Barcelona

FELINA MASSAGE
Calle Can Bruixa, 44 B, 08014 Barcelona
Puerta directa a la calle (Barrio Les Corts)
+34 934 915 035 / +34 675 511 752

METRO
Línea 3 - Parada Les Corts.

BUS
54, 59, 66, 78, H8, H10 y V7.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona azul y parking cerca.

TAXI
Nuestras instalaciones se encuentra a 10 minutos en taxi desde el centro de Barcelona.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. ×